domingo, 25 de mayo de 2008

no me cambia la ropa de ayer, intentando asi conservar algo de la sensación, de ayer

Voy al parque con mi reloj de pared y con algún libro, para leer esta mañana, para viajar en ella.
La laika ladra y ya pronto se cansa
es que esta viejita la pobre.

1 comentario:

Gabriela dijo...

Del vecino solo sé, por la existencia de su perro atado y olvidado en el patio.
Que por deporte y hábito
me aúlla todas las mañanas.


saludos cordiales.


gabriela.