domingo, 15 de marzo de 2009

Ayer

Las personas enloquecen en lugares distintos,
en manicomios y en iglesias; en fiestas y en recitales.

Aparentemente, pasan por experiencias increibles, si tienen suerte.

Dicen cosas que tal vez no hacen, hablan mucho de lo que deberían hacer...Pero no escuchan su voz ni intentan entender lo que dicen .... solo hablan como la maquina gravadora que despues de encontrar algo que podría sonar interesante lo gravan para luego precionar play....


Derrepente alguien enloquece.

Los demas miran, y siguen viviendo y pensando en como es que hay que vivir.

2 comentarios:

Munamucami dijo...

Muchacho,

Excelente!!! como siempre , un gusto leerlo y pasar y encontrarlo.


Saludos cordiales.

Gabriela

Alaín dijo...

Encuentro bellos zurcidos por estos lugarcillos, ojalá en algún momento tropecemos por alguna calle cercana.